PODCAST: ¿Ha llegado la revolución de la radio a demanda a España?

La revolución del consumo de contenido audiovisual bajo demanda ha impactado notablemente en la distribución de la televisión y del cine, pero qué ha ocurrido con la radio, y cual es la situación en España. Cuando uno se sumerge en el estudio de la materia se pueden encontrar informaciones de septiembre de 2018 en la red en donde la EGM afirma que la escucha de radio en streaming duplica a la Onda Media. El móvil se ha convertido en catalizador a la hora de escuchar la radio, pero además ha cambiado el modo de consumir la misma desde escucharla en línea de programación continúa a una selección más personalizada.

En el año 2004 fue cuando empezó a utilizarse la expresión podcast. Hoy en día en Estados Unidos ha significado una transformación completa del modo de consumir radio. Aunque este modo de consumo ha heredado muchos aspectos en materia de géneros radiofónicos respecto a lo que se hace en la radiodifusión tradicional, también ha eliminado las limitaciones de la emisión en programación, así como otras como las territoriales derivadas de las licencias administrativas y técnicas. En este sentido no hay que extrañarse de que los ingresos publicitarios en Estados Unidos a través de podcast fueron de 314 millones de dolares en el año 2017, incrementándose un 86 % respecto al año anterior. Los estudios de medios indican que que el 48 % de los estadounidenses mayores de 12 años consumen contenidos a través de podcasts, y que en España el 40 % de los internautas afirma haber escuchado podcasts en el último mes.

Hemos analizado los datos de la lista de consumo de podcast en España que ofrece la plataforma iVoox a fecha de 19 de Noviembre con carácter semanal con los 100 podcast más escuchados (https://www.ivoox.com/top100_hb.html?fbclid=IwAR14oeSgVOdNOlOf6fpHJXk-YkZqO4WIgt3ci2drFR54YWfmuQFR7v24zho), y estas son algunas impresiones con las que nos hemos quedado.

En primer lugar, es indudable que cuantitivamente el fenómeno podcast en España no tiene el alcance que tiene en Estados Unidos en donde se consumen cerca de 60 millones de podcast diarios, que es una cantidad enorme de contenido a producir sobre todas las materias y géneros si lo tuviera que ofrecer la radio tradicional, siendo un rasgo distintivo del podcast esa personalización en materias o en enfoques que los medios de radiodifusión tradicionales tal vez no emitían al considerarlos que no tenían una masa de audiencia suficiente para rentabilizar la producción que significaba ese tipo de contenido.

En España el fenómeno podcast por lo que podemos ver en el listado de iVoox ahora mismo todavía continúa siendo un modo diferente de consumir el contenido que generan los medios de comunicación tradicionales en España, y aún más las propias radios convencionales. De los cien primeros podcast por consumo, cerca de la mitad (47) son de medios de comunicación tradicionales. Pero es que 42 de ellos son de radios convencionales. Es decir que el podcast se ha convertido en otra forma de consumir el contenido de audio de los programas por parte de la audiencia eliminado el problema de las limitaciones horarias. Esto muestra prácticamente la desaparición este año 2018 de los intentos de producción de podcast por parte de medios de comunicación no especializados en radio, sobre todo procedentes del ámbito de prensa escrita, tanto periódicos como revistas, en donde muchas veces se utilizaban los propios medios de profesionales de esos medios de comunicación. Algo similar a los intentos de realizar televisión online en streaming con programación específica. De este modo plataformas como iVoox se han convertido en un canal alternativo al uso de podcast que también se puede realizar a través de canales propios de las cadenas de radio en donde se cuelgan allí mismo los podcast históricos de cada programa de emisión de la cadena, en un modelo similar al que ofrece la aplicación de la BBC, o que en España por ejemplo lo usa Radio Nacional de España mediante su app, simultaneando ambos canales de distribución de su contenido. En ocasiones hay contenido específico sólo para podcast, pero no parece ser la norma generalizada.

Respecto a la producción propia para podcast hay una predominancia de géneros muy marcada y llamativa en el ocultismo y mundo del misterio (que parece que se adapta muy bien a la audiencia de podcast) a pesar de existir programas del género en los medios convencionales también muy seguidos. También parecen habituales los podcast sobre historia (con cierta relevancia de los temas militares), de humor,y en menor medida de actualidad. También son reseñables los canales que hay de recopilación de antiguos programas de radio sin tener el carácter de oficiales, pero que siguen teniendo mucha demanda. Sorprende la ausencia de programas de tecnología, música, ciencia, de videojuegos, comics, de televisión, de gastronomía, de cine, de moda, de libros (aunque tienen algunos ejemplos en este ranking) cuando son géneros que aparentemente son perfectos dado que su cobertura en los medios convencionales no es muy amplia o especializada.

Observando el listado da la impresión que falta recorrido para convertir en España el podcast como un entorno tecnológico en donde se realice una producción propia pensando para un oyente de podcast. Los medios de comunicación tradicionales se han adueñado del contenido (especialmente el sector radio) en un cinturón de seguridad para complementar su radio de acción similar a los blog o a los canales de youtube para otros tipos de medios de comunicación. Tal vez el más significativo sería el modo en que los grandes periódicos han usado a los blogs para controlar a blogs más independientes o a medios de prensa escrita en su mayor medida nacidos en un entorno únicamente digital. Nos parece que en España el mundo podcast es una zona de seguridad de los programas de radios más seguidos en los medios convencionales, no difiriendo mucho los datos de iVoox respecto a los que podría ofrecer la EGM sobre audiencia.

Si es de destacar que el podcast es una herramienta muy útil por lo que vemos para la difusión a nivel nacional de programas que hasta ahora sólo tenían difusión local o provincial debido a las limitaciones de licencias de las redes de radiodifusión muy controladas por los grandes grupos de comunicación y favorecidas por los poderes públicos a la hora de repartir el espacio radioeléctrico.

Sin duda la mejora de las métricas de audiencia es una clave para el desarrollo de la inversión publicitaria que parece que se constituye como el modo de financiación predominante de estas producciones. Ahora esas métricas están dispersadas en plataformas propias de los medios, en las webs de los emisores de los podcasts o de plataformas como spotify, itunes o la propia iVoox. Parece claro que es un tema clave para que este nuevo modelo de radio a demanda compense el esfuerzo de producción y distribución que conlleva realizar un programa de calidad. No nos parece que todavía podamos hablar de revolución, aunque el streaming se esté generalizando mediante los hábitos de consumo de radio mediante dispositivos móviles, pero todavía no se ha producido un cambio que puede alterar los equilibrios de fuerzas con las radios convencionales como para hablar de revolución en el mundo de la radio en España. ¿Quién sabe si el año 2019?