Movistar series versus Netflix: lucha de proveedores en el mercado de consumidores de series en España bajo demanda.

He estado estas semanas revisando e intentando racionalizar las suscripciones a ofertas de ocio que he acumulado para hacerlo más acorde con el tiempo disponible que tengo para consumir oferta audiovisual. Desde que se iniciara la oferta de televisión de pago en España, y de modo creciente desde que han aparecido en nuestras vidas los portales de Video bajo demanda (VoD) se corre el riesgo de acumular una serie de portales en los que deberías tener varias vidas para poder consumir y asimilar lo que te ofertan. Parece que obliga a tener una visión crítica y consciente como espectadores y consumidores. Teniendo en cuenta que las horas de ocio son limitadas, y que además tienes otras formas de ocio que exceden del consumo de oferta audiovisual, por muy apasionado a las mismas que uno sea, este ejercicio parece algo razonable para cualquier persona interesada en el mundo televisión, series o cine.

En mi caso en estos momentos mis suscripciones abarcan a Amazon Prime Video (como consecuencia directa de la suscripción a Amazon Prime), Filmin (que para un aficionado al cine clásico y al cine no generalista tiene un catálogo mucho más especializado y diferenciado a lo que ofertan las otras plataformas), Orange televisión con suscripción a Movistar series (junto a toda la cobertura a fibra y telefonía móvil que cubre mis necesidades) y Netflix. Dado que para mi en estos momentos las razones para mantenerse en Amazon Prime Video, Filmin y Netflix me parecen razonables tanto por precio como por ofertas complementarias en lo que ofrecen entre ellas, mi conclusión el pasado fin de semana era desaparecer de mi vida un modo de consumir audiovisual como el que ofertaba Orange Televisión. Cuando iba a proceder a la baja, he descubierto las nuevas novedades que Orange ha incorporado últimamente (mejora de la televisión a la carta, opción de permitir grabar los programas hasta seis meses, y de recuperar la oferta emitida en los canales de la misma durante siete días) Lo extraño que no haya sido hasta esos últimos meses cuando Orange hubiera incorporado opciones que sus competencia en Movistar y Vodafone tienen desde hace mucho tiempo, y que le han permitido diferenciarse claramente en el mercado respecto a ella. Así que le he dado una opción de prueba durante unas semanas para decidir si procedo a la baja de la misma, dado que puede ser interesante para la oferta en cine y en programas que no se encuentra en oferta a la carta fácilmente. En mi opinión no creo que sea una mejora significativa en materia de series, en donde ofertar las series completas a la carta creo que es la única opción razonable después del paradigma incorporado en nuestras vidas por Netflix y por el resto de plataformas que han continuado el modelo, y que ya a través de las compras de las series en formatos físicos, o de las bajadas desde internet todo hemos incorporado desde hace años. Ver las series cuando queramos, en donde queramos, al ritmo que queramos y en el idioma que queramos. No parece aceptable un servicio que no consista en ese mínimo.

Vista esta tregua firmada con Orange Televisión, mi dilema se ha producido en si darme de baja de Movistar series o si verlo como una oferta complementaria a Netflix básicamente. Actualmente con un precio aproximado de cuatro euros al mes gracias a descuento realizado por la operadora Orange, significa un gasto de unos 48 euros al año. Puede ser mucho o poco según el uso que se le de. El tema es si el actual uso que le doy lo hace competitivo para mí como usuario ese gasto. Realizando una revisión de su catálogo de series a la carta en Noviembre de 2018 he visto que la oferta tiene un catálogo de 63 series diferentes, incluyendo algunos documentales y programas sobre el mundo series como "Creadores prodigiosos", " El arte de la televisión" o "Inside the Actor´s studio" que me parecen de los elementos de su oferta más diferenciada y más interesantes. Sólo hay cinco casos que la oferta de Movistar Series se solapa con el catálogo de Netflix España que son los casos de "Better Call Saul", "Downton Abbey", "Archer", "The Blacklist" y "Timeless". Esto muestra que la oferta de Movistar series es una oferta mucho más especializada que la de Netflix, que en mi opinión apuesta por sus grandes series de producción propia y por recuperar grandes series clásicas de las últimas dos décadas dentro de lo que el mercado de derechos con la competencia le permite.

Sin embargo hay varios aspectos de Movistar Series que me resultan chocantes precisamente en un canal que oferta algo tan especializado como su catálogo de series para un perfil de consumidor audiovisual, pero no seriofilo radical, como puede ser mi caso. En la emisión en continuado se emiten producciones que no están simultáneamente en a la carta. Como comentaba anteriormente resulta un modelo que a mi me parece viejo, incluso existiendo ahora la posibilidad de grabarlo y programarlo, pero en mi opinión refleja una visión no totalmente asumida del concepto de vídeo bajo demanda. La segunda cuestión, que en este caso Netflix, es muy superior, es en no incluir en el catálogo todas las temporadas de una serie. Peor incluso me parece si no incluye las primeras temporadas. Esto lleva al consumidor a tener que irse buscando la vida. En mi opinión los suscriptores pagamos para evitar perder el tiempo en el pirateo de las series por otros canales. Pago hasta ciertas cantidades si eso me evitar tener que estar perdiendo el tiempo en ordenar el material y en localizarlo, que no siempre es tarea fácil. También resulta extraño que estando enfocado para un perfil de consumidor especializado, la oferta en versión original (normalmente en inglés) incluido la posibilidad de subtítulos en inglés sea tan escasa. Y el cuarto elemento que a mi me parece de una profunda pérdida de competitividad es el modo de acceso que no pueda realizarse por medios online, sino que continúe anclado en un modelo de televisión por plataforma. Ya hablaremos de la integración de las plataformas de Video bajo Demanda en los entornos de las plataformas de los operadores en otra ocasión.

Respecto al contenido, al final el dilema para mí es si Netflix te ofrece un catálogo que no puede uno muchas veces asumir con el tiempo disponible, como uno va a asumir una oferta mucho más especializada como la de Movistar Series, que necesita todavía más tiempo para consumirla. Probablemente al final hay que exprimir lo que a uno le interesa de su catálogo, y despedirse hasta que se logren mejoras que se adapten a la experiencia del usuario que Netflix nos ofrece. No es sólo cuestión de la calidad de las series, sino también en la experiencia de lo que un consumidor de este tipo de producto puede esperar. Afortunadamente Netflix tiene el listón muy alto.