CANAL COCINA: VEINTE AÑOS DE TELEVISIÓN TEMÁTICA EN ESPAÑA

Vivimos una época de fragmentación de los gustos en el consumo de los productos audiovisuales por parte de los espectadores. Después de la época de las grandes cadenas generalistas con millones de espectadores de audiencia, hemos pasado a la época del big data, en donde se personalizan no sólo las técnicas de marketing sino también el propio contenido que se crea para acercarlo mejor a mercados más reducidos, especializados o marginales en términos microeconómicos. El abaratamiento de los costes de producción, y el incremento de las posibilidades de obtener el rendimiento a la producción debido al mayor tiempo de los productos en los catálogos para su explotación, permite afrontar producciones más especializadas y especificas pensando en grupos de audiencia con gustos más concretos.

Pero hubo una época intermedia, antes de los grandes canales de streaming que nos rodean, en donde la televisión de pago era una opción de negocio para llegar a públicos que demandaban contenidos más específicos. Funcionó claramente con los canales especializados en el cine, con los espectáculos deportivos o con la programación para público infantil. Después también se ha generalizado con el consumo de otras formas de ficción televisiva como las series de televisión. Pero hasta qué punto era posible especializarse más allá de estos ámbitos en unos públicos para productos más minoritarios. La experiencia en la prensa escrita (y su proceso de digitalización) decía que muchos ámbitos tenían una demanda suficiente de especialización. Pero esa estrategia debía encontrar una masa crítica que fuera lo suficiente para que las fuentes de financiación de esos productos, mediante básicamente la publicidad, fuera lo suficientemente interesante para emprender la aventura de abrir un canal de televisión de pago para ese público. Un canal de pago que se convirtiera en lo suficientemente atractivo para aparecer en el catálogo del operador de pago que buscaba ofrecer algo distinto al público que pagaba la cuota para la televisión de pago frente a la generalista que mantenía su condición de gratuita.

En este contexto, en España el 1 de Abril de 1998 empezaba a emitir Canal Cocina, como uno de los proyectos audiovisuales que ese momento intentaron abrirse paso, y que este año ha cumplido veinte años de emisiones. Ahora integrado en el grupo AMC Networks International, nos parece que su trayectoria es un ejemplo de lo que ha podido llegar a ser un canal de televisión especializado.

Vamos a enumerar algunos de los aspectos que nos resultan más interesantes de estos veinte años:

  • Especialización como canal temático de gastronomía:

Lógicamente el primer reto a la hora de afrontar un proyecto de especialización es detectar el objeto del canal y el grado de especialización que debe tener el mismo. Cuanto más se produce la especialización parece que se produce una reducción del público que demanda ese contenido tan especializado. Además cuanto más especializado es el objeto, más difícilmente existen formatos televisivos que se tengan como modelos para reproducirlos con ciertas garantías de éxito.

Se comenta que cuando Canal Cocina comenzó a emitir muchos dentro del sector de la televisión pensaron que era una locura hacer un canal tan especializado sólo en cocina. Indudablemente no comprendieron que se estaba viviendo una revolución en el mundo de la gastronomía en España que ha ido unido a un incremento por el interés por el mundo de la cocina en todos los aspectos de la sociedad. Las tradiciones, la vanguardia, las cocinas internacionales más importantes, las cocinas regionales de España, el mundo que rodea a la cocina, los cocineros, etc. Todos esos elementos han vivido un "boom" en la sociedad al mismo tiempo que el mundo gastronómico español se ha transformado convirtiéndose en una referencia a nivel mundial. Es muy interesante ver como el Canal Cocina ha evolucionado en paralelo a esa cultura gastronómica de España convirtiéndose en un punto de referencia no sólo en el ámbito televisivo, sino como marca de referencia a la hora de hablar del mundo de la gastronomía reconocido por los profesionales del sector.

  • Factoría de nuevos formatos televisivos.

Al ser un canal especializado y con presupuestos limitados, para poder afrontar una actividad empresarial rentable, se ha producido una continua renovación de formatos televisivos siempre teniendo a la cocina como centro de atención. En algunos caso el clásico formato se ha reducido en el tiempo ("22 minutos con Julius"), a veces en el presupuesto para la receta ("Recetas por cinco euros"), por el tipo de invitado que acudía al programa ("Hoy cocina el alcalde"), por el contexto a la hora de cocinar ("Cenas frías"), por el tipo de cocina que se practicaba ("Bocadito del cielo", "Cocina familiar" y "Cocina de caza"), por el tipo de producto ("Bollería de siempre") o por el tipo de comida ("Banquete de boda"). Por supuesto también ha sido muy relevante los tipos de cocinas internacionales a las que se han dedicado programas específicos como son las cocinas americana, árabe, brasileña, china, española, francesa, griega, india, italiana, japonesa, latinoamericana, libanesa, marroquí, mejicana, nórdica, peruana, thailandesa o turca. Tantos programas como múltiples son las formas del acto de comer en las vidas de las personas en el mundo. También el mundo de los viajes gastronómicos ha tenido su espacio.

Además es un canal que ha adquirido productos audiovisuales del ámbito gastronómico internacional para su difusión en España como los correspondientes a Jamie Oliver o incluso la emisión de la primera versión de Top Chef. De este modo se ha ido generando un caldo de cultivo para la explosión de otros grandes programas de entretenimiento relacionados con el mundo de la cocina en las televisiones generalistas como son los casos de Masterchef o de Topchef.

Para ver el esfuerzo de la cadena, sólo hay que observar que en estos veinte años se ha alcanzado la cantidad de 8.000 programas producidos en alrededor de 200 formatos diferentes.

Factoría de grandes personajes televisivos.

Otra de las contribuciones del Canal Cocina en estos veintes años ha sido el haber sido escuela televisiva de grandes profesionales de la cocina a la hora de asumir las técnicas de la comunicación televisiva. Personajes como Ángel León, Eneko Atxa, Paco Roncero, Samantha Vallejo-Nagera, Alberto Chicote, Pepe Rodríguez o Pedro Subijana encontraron en el Canal Cocina una puerta para posteriormente pasar a formatos en las televisiones más generalistas, para ser más conocidos para el público masivo o para desarrollar las habilidades comunicativas en el mundo audiovisual tan necesarias en el mundo actual para dejar "huella digital" por parte de cualquier profesional.

De acuerdo a datos del propio canal, hasta 200 profesionales de la cocina han intervenido en los diferentes programas que se han emitido.

Alto porcentaje de producción propia.

De acuerdo a declaraciones de la directora de Canal Cocina Mandi Ciriza (y vicepresidenta Senior de los canales de Lifestyle de AMC en el sur de Europa y Latinoamerica), el canal ofrece una emisión del 80 % (más o menos unas 300 horas) de producción propia anuales.

Integración en AMC Networks y sinergias en el mercado internacional latinoamericano.

La integración del canal cocina en la multinacional AMC Networks ha llevado a poder disfrutar de los elementos comunes de pertenecer a un grupo con múltiples canales en la televisión de pago en España y además de poder alcanzar puntos de sinergia con canales de similares temática como el argentino "El Gourmet", que se distribuye en 25 países y que llega a 30 millones de hogares.

Canal Cocina como Marca.

En estos momentos Canal Cocina se emite en Movistar +, Vodafone TV, Orange TV, Euskaltel, Telecable y Aotec. También se puede acceder al canal mediante la distribución que ofrecen televisiones conectadas de las marcas Samsung, LG, Sony, Philips, Canal+ Yomvi. A nivel editorial también se ha convertido en una referencia habiéndose publicado más de 50 libros con la referencia del Canal cocina. En redes sociales, gestionan más de un millón de seguidores, y la comunidad social del Canal Cocina tiene unos 100.000 socios. En materia tecnológica y de innovación se han planteado estar siempre en primera línea habiendo sido los primeros en el año 2009 de lanzar la primera aplicación para dispositivos móviles con un recetario con videos, así como haber experimentado con aplicaciones para Apple TV, para iWatch o para Google Glass. También lanzaron contenido propio y específico para el canal de Youtube de la marca con el programa "Go! Julius" o han realizado un acercamiento muy interesante con cocineros blogueros a través de seis ediciones de reuniones de blogueros cocineros en donde se produce una relación muy interesante entre los blogueros y los programas de la cadena.

En definitiva Canal Cocina ha logrado sobrevivir veinte años demostrando que la especialización en los contenidos es posible sabiendo conocer los límites de los costes de producción en relación a los posibles ingresos. Veremos como consigue adaptarse la cadena en un entorno de mayor personalización y de streaming de contenidos, y en donde la emisión en línea va perdiendo espacio, y como es capaz de manejarse a la hora de generar nuevos formatos y de aprovecharse de su completísimo catálogo de producción propia. El mundo de la cocina y de la gastronomía en España lo agradecerá seguro.