AMAZON PRIME VIDEO: ¿Es coherente Amazon con su propia historia?

Que Amazon es uno de los gigantes tecnológicos que han transformando el mundo a nuestro alrededor en los últimos años es una evidencia. Son muchos los que sienten fascinación por las innovaciones que ha incorporado la empresa a las relaciones con el cliente en el comercio electrónico. Logística y big data son sus señas de identidad a la hora de haberse convertido en el gran almacén en donde un cliente puede llegar a encontrar casi de todo, y en pocas horas tenerlo a nuestra disposición en nuestros domicilios gracias su completísimo catálogo.

Pero una de las cosas más llamativas de Amazon es su estrategia para expandirse a otros muchos sectores de negocios gracias a la gran liquidez que obtiene del comercio electrónico. No sólo ofrece bienes, sino también servicios. Una continua voluntad de ganar volumen y crecimiento.

Como comenta Rodrigo L. Barnes en este excelente artículo "Invertir en Amazon y en su modelo de negocio horizontal" (https://rodrigolbarnes.com/2018/01/29/modelo-negocio-amazon/) la idea de Amazon originalmente era la de llegar a nichos de mercados que los comercios tradicionales con sede física no podían alcanzar debido a los costes de almacenamiento, a los que obliga el tener un gran catalogo de bienes y servicios. Jeff Bezos lo vio claramente en el sector de las librerías en las que comenzó en 1994 cuando observó que estas limitaciones de espacio obligaban a tener una oferta llena de novedades editoriales y con un nivel de rotación en los productos mayor. Amazon comprendió que si lograba dar una solución alternativa al problema del espacio limitado que condicionaba la oferta que se ofrecía podría llegar a unos ámbitos de demanda que no quedaban cubiertos por la oferta tradicional de librerías de cercanía.

Otra de las ideas esenciales de Amazon es la de apostar por el crecimiento de la empresa (y la incorporación de nuevas líneas de negocios) primándolo por encima del beneficio a corto plazo. Pues esa idea que comentábamos sobre la reducción de los costes de almacenaje (o de cualquier coste fijo para la empresa), al mismo tiempo que se incrementa la oferta disponible en los catálogos de productos y servicios , es horizontal a todas las nuevas líneas de negocio de la empresa que se han ido desarrollando a lo largo de los años como pueden ser Amazon Web Service, Amazon Market place, Amazon Kindle, Amazon Cash, Amazon Go, Amazon fresh o Amazon Echo. Todas tienen en común el ahorrar espacio y tiempo para ganar eficiencia tanto en las empresas como en los individuos que disfrutan de esos bienes o servicios. En una época de sobreabundancia de productos y servicios como la actual parece bastante relevante el que podamos gestionar las acumulaciones de recursos o acceder a ellos de modo más fácil, cómodo y eficiente.

Pero lo que nos preguntamos en este artículo es si esas características que Amazon ha aplicado a otras líneas de negocios, lo está aplicando al sector del audiovisual mediante Amazon Prime Music (en su lucha contra Spotify y similares) o en Amazon Prime video (en su lucha competitiva a nivel mundial contra Netflix)

En esta ocasión nos centraremos en Amazon Prime Video para dejar en otro ocasión el tema del sector musical y de las plataformas musicales.

En España según los datos de la Comisión Nacional de mercados y de la competencia, Amazon Prime Video ocupa la tercera posición en número de subscriptores en las plataformas streaming de consumo bajo demanda (con unos 560.000 subscriptores) (un 4% del mercado) sólo detrás de Movistar y de Netflix, y por delante de HBO. Sin embargo al ser la mayoría de subscriptores procedentes de Amazon Prime, hay muchos que incluso desconocen que tienen este servicio disponible.

Amazón Prime Video tiene su sede principal en Los Ángeles, y su centro de control para Europa está situado en Londres, lo que ha despertado algunas dudas sobre los problemas que pueden producirse a partir de que el Brexit británico se haga efectivo. Según datos de la propia empresa, unas 3.200 personas trabajan en España alrededor de Amazon Prime Video.

En el catálogo actual de Amazon Prime Video destacan series como "The Big Bang Theory", "La maravillosa señora Maisel", "Mozart in the Jungle", "The Shield", "Seinfeld", "The Office", "Parks and recreation", "Community" y "Mr. Robot".

En el año 1997, Amazon Prime Video realizó una amplia expansión internacional, siguiendo la estrategia de Netflix, llegando a cerca de 200 países, pero en los que no está incluida China.

Amazon Prime Video está disponible mediante iOS, Android, Smart TV, distintos componentes de fabricación de la propia Amazon, o a través de su conexión online (https://www.primevideo.com/)

A parte del catálogo que distribuye, Amazon mediante su nueva corporación Amazon Studios ha iniciado la producción de series propias como "Jack Ryan de Tom Clancy", el "TIC", "American Gods" o "El hombre en el Castillo".

También se han anunciado recientemente proyectos tan importantes como una serie de "El señor de los Anillos" o una serie basada en las novelas de Robert Jordan denominada "La rueda del tiempo".

Según información de Amazon también se está extendiendo la producción más allá de la ficción con programas de diverso contenido y también se ha anunciado la retransmisión en directo de eventos y acontecimientos deportivos. Por ejemplo en España se ha iniciado esta estrategia mediante la producción de los documentales sobre fútbol "Seis historias de la Liga".

Es evidente que el catálogo de Amazon Prime Video está lejos en materia de series de lo que ofrece en la actualidad Netflix, tanto en cantidad y en calidad, sin embargo creemos que tiene un número creciente de productos interesantes. También el catálogo de cine es interesante, y dado que el catálogo de Netflix en nuestra opinión también tiene lagunas grandes, puede ser bastante complementario. Amazon Prime Video apuesta por un catálogo más clásico, que no es ningún inconveniente sino casi una virtud.

Sin embargo en lo que todavía Amazon Prime Video no llega a ser coherente es con las propias estrategias de la empresa en el pasado con el sector del libro o con otros bienes y servicios de los que ha ofrecido en sus otras líneas de negocio. Todavía no ha logrado ser un catálogo en donde puedas encontrar lo residual que en otro lugares no encuentras, sino que al igual que Netflix en esta materia está buscando más la personalización a los gustos de la mayoría de usuarios de la plataforma, mediante sus algoritmos y su personalización a los gustos de lo más visto.  Ese contraste entre ser un gran catálogo o bien buscar una selección personalizada de gustos mediante el análisis del big data de los comportamientos del pasado puede crear en las plataformas de streaming muchas zonas oscuras en los contenidos y en los servicios cinematográficos que se ofrecen, y quien sabe si no convirtiéndolo en una oportunidad de negocio para otras plataformas más pequeñas y más especializadas en gustos objetivamente más minoritarios como pueden ser el caso en España de Filmin (https://www.filmin.es/) En las necesidades marginales siempre hay una buena oportunidad de negocios y de innovación.