¿Qué compra Disney al adquirir 21st Century Fox?

Estas semanas pasadas se confirmaba la operación de adquisición por parte de Disney de 21 st Century Fox. Después de las autorizaciones correspondientes por parte de las diversas autoridades de competencia de distintos Estados, que ha durado más de un año, se formalizaba la adquisición de una serie de activos por parte de la corporación de Mickey Mouse del grupo del magnate Rubert Murdoch por un valor de 62.800 millones de euros.

La operación hace que pasen al control de Disney una serie de activos de gran relevancia en la industria audiovisual: el estudio cinematográfico 20 th Century Fox, los canales FX, National Geographic y un 30 % adicional de la propiedad del servicio de suscripción HULU, pasando a su control con el 60 % de las acciones.

En manos de Rubert Murdoch permanecerán Fox News y Fox Sports 1.

La adquisición conlleva el alcanzar el 27,79 % de la cuota de mercado para Disney, dado que se une el 16,23 % actual de la corporación con el 11,56 % correspondiente a 21 st Century Fox. Los otros grandes operadores del mercado en Estados Unidos representan el 15,12 % de Warner Bro., el 12,1 % de Sony, el 11,45 % de Universal y el 10,69 % de Paramount Pictures.

Se calcula que la fusión implica un traspaso de plantilla de casi 15.400 trabajadores.

También hay que destacar que ya en el año 2017, Disney había ofrecido 52.400 millones de euros por 21st Century Fox, que recibió una contraoferta por parte del gigante de las telecomunicaciones ComCast.

La operación muestra la clara apuesta de Disney para reforzar su posicionamiento en los contenidos streaming con vista al lanzamiento en los próximos tiempos de Disney +, pero también implica un elemento simbólico respecto a la historia de la industria audiovisual norteamericana y respecto a Hollywood.

Durante mucha décadas 21st Century Fox fue uno de los estudios de referencia en la producción de cine como máxima expresión de la industria del ocio y del entretenimiento audiovisual en todo el mundo. Esto se debe a que 21 st Century Fox tiene actividad desde prácticamente los inicios del cine, que se remonta a la década de los años diez del siglo XX con los socios fundadores de la misma: William Fox, B.S. Moss y Sol Brill, que muy pronto abarcaron funciones de producción, distribución y exhibición. Especialmente de la mano del mítico productor Darryl F. Zanuck, con quien el estudio obtuvo más de ciento cincuenta oscars durante su mandato como máximo ejecutivo y productor del estudio. En este amplio periodo se realizaron auténticas obras maestras como "Las uvas de la Ira " (Óscar al mejor director), "Qué verde era mi valle" (Óscar a la mejor película), "Eva al desnudo" (Óscar a la mejor película), "¿Cómo casarse con un millonario", "La tentación vive arriba", "El día más largo", "Cleopatra" , "Sonrisas y Lagrimas" "Hello Dolly", "The French Connetion". También pasan al catálogo disponible de Disney títulos más recientes en el tiempo como Avatar, Alien, Titanic o El Planeta de los Simios.

También hitos técnicos como el desarrollo del cine sonoro y de Cinemascope fueron relevantes contribuciones del estudio.

En el mundo de la televisión, la contribución de 21st Century Fox tampoco es menor, ya que con la adquisición Disney se asegura un catálogo cada vez más grande de contenidos de series como "The Simpsons", "Modern Family", "Family Guy", "American Horror Story", "The X-Files"o "The Americans". Palabras mayores de la historia de la televisión.

Además hay que tener en cuenta los derechos que se incorporan en el catálogo como los correspondientes a Avatar, o a personajes de cómics como X-Men o Deadpool, que podrán ser explotados en los próximos años.

La operación es bastante coherente con la estrategia desarrollada por el Consejero delegado de Disney Bob Iger en los últimos años adquiriendo valores de alto prestigio como son las siguientes:

  • Pixar (2006): Se adquiere por 7.400 millones de dolares.

  • Marvel Entertainment (2009): Adquirida por 4.000 millones de dolares. Se incorporan los derechos correspondientes a Vengadores, Hulk, Capitán América y Iron Man.

  • Lucasfilm (2012): Se adquiere por 4.050 millones de dolares, pasando al control de Disney franquicias como Star Wars e Indiana Jones.

Por lo tanto observamos que Disney enfoca su estrategia en incrementar el contenido de un catálogo cada vez más lleno de contenidos atractivos para los usuarios frente a otros catálogos de competidores como Netflix, HBO o Rakuten.

Por otro lado Disney se ha caracterizado por otra estrategia que es la incorporación de marcas de ocio que saber rentabilizar las inversiones con ingresos procedentes del merchandising, los parques temáticos, y en toda clase de experiencias de ocio (y de gasto) para los clientes que van más allá de la simple experiencia audiovisual de la película o de la serie de televisión. En ese sentido Disney es una maestra en crear una marca envolvente sobre los productos de su catálogo, no importándole las críticas en relación a la devaluación artística de esos productos. En este sentido es claro que Disney tiene una capacidad de hacer más plural sus líneas de negocios respecto a empresas más especializadas en el sector como Netflix o HBO, donde sus ingresos son más directos de la exhibición de contenido en streaming.

Al final la búsqueda de contenidos, su adquisición, su puesta en valor, y la eficacia de los operadores en técnicas de comercialización (y de convertirlo en ingresos y monetarización) parece constituirse en un elemento esencial en la estrategia de digitalización de las empresas audiovisuales. Esta claro que Disney tendrá un papel relevante en ese escenario.